Obra bajo licencia Creative Commons

Biblioteca de la Universidad de Cantabria

REFERENCIA RECOMENDADA

 

Última actualización 31/10/2013
 Optimizado resolución 1280x1024 MS Explorer

 

 

 

 

 

La buena práctica del estudio en la universidad, y del trabajo intelectual en general, se basa en estos dos principios:

*       Usar la información ajena respetando y reconociendo nuestras fuentes.

*       Usar la información ajena para para aprender, para generar conocimiento.

Dicho de otra manera: todo lo contrario a “copiar para salir del paso, rápido y sin esfuerzo”.

Debemos ser conscientes de que la información creada por otros es propiedad intelectual suya. Esto es así al margen de los costes de acceder a ella (gratis o de pago), de la forma o medio en que el contenido esté grabado (online, impreso, etc.) y de quien sea el propietario del soporte físico del documento si lo hay (tuyo, un amigo te lo presta, una biblioteca, etc.). Quien crea tiene derecho sobre su creación, y en el trabajo intelectual...

 

Está permitido:

* Hacer una copia privada, para uso exclusivamente personal, para estudiar mejor.

* Incluir breves fragmentos de texto ajeno entrecomillado, diferenciando bien lo prestado   de lo propio y citando y referenciando la fuente, la procedencia, como explicamos en CITAR.

* Reseñar, comentar, glosar, parafrasear, criticar, resumir o aludir a información ajena, de manera sucinta y proporcionada a la dimensión de nuestro trabajo, citando y referenciando la fuente de igual modo.

 

No está permitido:

* Insertar textos o datos ajenos sin entrecomillar y sin citar la fuente de procedencia.

* Incluir imágenes o gráficos sin citar la procedencia o con fines sólo ornamentales

* Copiar texto ajeno haciendo pequeños cambios en el lenguaje usado para disimular.

* Comprar, encargar o pedir a otros los trabajos que vamos a firmar como autores.

¿Por qué debemos respetar todo esto, por qué no debemos plagiar?

* Perjudica nuestra formación y cualificación, nos hace peores profesionales.

* Nos conduce al empobrecimiento, nos vuelve menos capaces, creativos, innovadores.

* Plagiar es con frecuencia un acto egoísta e insolidario que daña a personas inocentes.

* A nosotros tampoco nos gustaría que se aprovechasen de nuestro trabajo sin más.

* Puede entrañar además responsabilidades penales o sanciones académicas.

* Las mismas tecnologías que sirven para copiar permiten descubrir los plagios.

* Usar y reconocer las fuentes promueve nuestra excelencia, nos hace aprender.

* Y aprender nos hace más competentes, más autónomos, más libres y más valiosos.

* Nos entrena para actuar con personalidad y aportar criterios propios en la vida laboral.

 

En resumen, no debemos plagiar porque queremos ser mejores, valer más.

 

 

Si quieres ampliar información sobre estos temas, consulta nuestras guías:

*       Cómo preparar trabajos académicos

*       Cómo estructurar trabajos académicos

*     Cómo redactar trabajos académicos

*     Cómo usar imágenes en trabajos

*     Evitar el plagio en trabajos académicos

*     Documentar los trabajos académicos

*      Trabajos académicos en UCrea

 

  Página anterior Página siguiente  

 

 

Volver a la página principal Acceso a la Biblioteca de la Universidad de Cantabria