Obra bajo licencia Creative Commons

Biblioteca de la Universidad de Cantabria

REFERENCIA RECOMENDADA

 

Última actualización 31/10/2013
 Optimizado resolución 1280x1024 MS Explorer

 

 

 

 

 

Recapitulamos, a modo de decálogo, cuestiones esenciales tratadas en CITAR.

 

1. Antes de elaborar un trabajo, presentar un informe o redactar un estudio es imprescindible informarnos sobre el tema que vamos a abordar para apoyarnos en lo que otros han escrito y para simplemente no repetir algo que ya está hecho.
2. Cuando usamos la información ajena documentamos nuestro trabajo, lo enriquecemos, lo fundamentamos y lo integramos en la red de conocimiento existente, en el estado del arte de la profesión o especialidad académica; así que debemos cuidar del contenido y presentación del aparato de documentación de nuestro trabajo.
3. Para documentar el trabajo con rigor y con honestidad intelectual distinguimos en el texto la información ajena de la propia o del conocimiento común, reconociendo la procedencia de la primera mediante citas y referencias, lo que tiene muchas razones y ventajas.
4. Con la cita apuntamos hacia una referencia que identifica y describe el documento (artículo, monografía, congreso, norma, sitio web, etc.) del que usamos cierta información. Proporcionar referencias contribuye a avalar, justificar nuestro trabajo.
5. Hemos de citar de acuerdo con algún estilo, pero hay muchos estilos de citar. Averigüemos cuál debemos emplear (consultando al profesor, etc.) y sigamos las pautas de CITAR si no estamos obligados a aplicar otras.
6. Debemos citar sólo lo que hayamos realmente consultado, no citar de oídas con el fin de acumular falsa “erudición”; consultar los documentos es necesario además para que nuestras referencias sean fiables.
7. El estilo bibliográfico de documentación que proponemos en CITAR se basa en la norma UNE-ISO 690-2013 para las referencias con claves autor-fecha para las citas (sistema Harvard). Abarca tres aspectos: (1) cómo citamos con la clave autor-fecha; (2) cómo ordenamos las referencias al final de nuestro trabajo; y (3) cómo redactamos esas referencias de los documentos.
8. Las referencias deben ser sucintas, pero con los datos suficientes para identificar bien los documentos. Deben ser consistentes entre sí en su redacción, dentro del estilo elegido. Hemos de tener en cuenta que hay documentos impresos y digitales, pero todos ellos siguen un modelo general de referencia.
9. Hemos de usar la información ajena no sólo respetando y reconociendo nuestras fuentes, sino movidos por el afán de aprender, es decir, de ampliar el conocimiento. No debemos plagiar, sino documentar correctamente la bibliografía utilizada porque en definitiva nos interesa, aspiramos a ser mejores, a valer más.
10. Para controlar, analizar y utilizar eficazmente nuestras referencias y documentos al hacer trabajos conviene usar gestores bibliográficos, como los recomendados en la página informativa sobre el tema de la Biblioteca.
11. Sobre todos estos temas, en general, podemos consultar las Guías y tutoriales de la Biblioteca Universitaria, y preguntar o pedir orientación a su personal en cualquier momento.

 

 

  Página anterior Página siguiente  

 

Volver a la página principal Acceso a la Biblioteca de la Universidad de Cantabria